Blog

Somos lo que comemos


Consejos para una buena alimentación

Poco a poco vamos advirtiendo cuales son las consecuencias nocivas de la alimentación moderna.

En estas últimas décadas se nos han vendido unos productos con riquísimos sabores, diferentes formas y llamativos paquetes que los envuelven. Unos productos que además nos facilitan la vida haciendo que cocinar sea rápido y original.

Sin embargo cada día se hacen más descubrimientos que apuntan a las consecuencias nefastas de esta alimentación con alimentos que no resultan nada sanos.

Como al empresario lo que le interesa es tener una buena campaña de marketing y sacar beneficios, lo último en lo que piensa es en el contenido del alimento final. Así consumimos un sinfín de alimentos que no sabemos que es lo que llevan en realidad ni sus efectos en nuestra salud.

Los estudios recientes demuestran que la sobre-explotación de la tierra está impidiendo que muchos de los nutrientes vitales para nuestra existencia lleguen a nosotros en cantidades suficientes.

Por ejemplo las verduras carecen de los minerales que son esenciales para funciones fisiológicas como el transporte de oxígeno a las células. La única manera de aportar estos minerales a nuestro cuerpo es a través de la dieta.

Por otro lado están los productos químicos utilizados para:

  • Plaguicidas para la agricultura.
  • Larga conservación del producto.

Además de la ganadería intensiva con sus abusivos métodos para criar y engordar en masa a la mayor cantidad de animales posibles.

Por estas y otras muchas razones que iremos viendo es más que aconsejable empezar a plantearse seriamente un cambio de dieta y, en general de consumo, dirigiéndonos a productos biológicos, ecológicos y naturales que pueden parecer más caros pero que a la larga nos salen mucho mas rentables.

 


02/09/2010
Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


4 + 4 =