Blog

Lo que en realidad comemos y lo que nos ponemos en la piel


Químicos baratos, producidos en masa y probados de forma deficiente son usados hoy en día para hacer muchos de los productos que nosotros consumimos diariamente. Aceptémoslo, el precio que pagamos y consideramos razonable al salir de caja es posible gracias a un costo oculto (en términos de salut humana y ecológica para nuestro planeta) mucho mayor del que imaginamos o queremos creer.

Actualmente hay unos 70.000 químicos en uso con 1000 químicos nuevos que aparecen cada año. No existen datos de seguridad básica para un 43% de estos químicos e información completa de la seguridad de estos químicos solo existe para un 7% de ellos.

Somos lo que comemos, somos lo que nos ponemos en nuestra piel, somos lo que respiramos. Somos todo eso a lo que nos exponemos, y por eso querido lector, estamos metidos en un gran problema.

La comida que comemos así como los producto que utilizamos para limpiar a nuestros hijos, a nosotros mismos, nuestra casa y nuestra mascota pueden contener (y lo más probable es que contengan) carcinógenos (sustancias causantes del cáncer), químicos que alteran nuestro sistema hormonal, trastornadores del sistema nervioso central, reproductores de toxinas y químicos psicoactivos (substancias que alteran nuestra función cerebral).

Entonces, ¿cómo lo hacemos para mantenernos vivos? o ¿Cómo es que hoy en día somos más longevos? Nuestro cuerpo es un mecanismo increíble de una adaptabilidad sorprendente y lucha contra todo esto pero tenemos que entender que sentirse mal o estar enfermo no es “lo normal”. Actualmente sufrimos más enfermedades crónicas que nunca antes.

Nos parece que no podemos hacer nada, que es lo que hay, que ser humano quiere decir estar expuesto a todo esto. La realidad es que las tácticas de venta de las grandes marcas y supermercados nos coaccionan inadvertidamente a creer que no podemos vivir sin todas estas cosas. Desde las ensaladas embolsadas, las toallitas húmedas o las cremas antiarrugas.

Pues bien, yo creo que sí podemos. No és fácil, y en nuestra sociedad parece imposible y de “raro”. Además toma tiempo y dinero ser selectivo y consciente de nuestro consumo diario. Tendrás que comprar menos, sacrificar cosas en favor de buena calidad y analizar lo que realmente necesitas.

Espero haberos retado a entender porque lo natural es importante para todos los que formamos Natursite y para más gente cada dia.

 

Acerca del Autor

Abigail Roca Ver perfil


22/01/2015