Blog

El lino y sus asombrosas propiedades


Cuando escuchamos la palabra lino rápidamente lo relacionamos con un tipo de tela, pero además de la excelente tela que se puede extraer del tallo de esta espectacular planta las semillas son comestibles y con unas propiedades sorprendentes.

En algunas cocinas tradicionales encontramos la linaza como un elemento clave que destaca por sus propiedades beneficiosas para la salud. Una de las maravillas de la semilla de linaza es que contiene una sustancia que se asemeja a la prostaglandina, la cual regula la presión y función arterial, cuyos beneficios juegan un papel importante en el metabolismo de las grasas, del calcio y de la energía.

Las semillas de lino poseen gran cantidad de fibra dietética, son la fuente vegetal más rica que se conoce de ácidos grasos Omega 3 y la fuente más rica de estrógenos débiles, lo que la convierte en un superalimento. El lino también puede reducir el estrógeno en las células grasas, prolongar el período menstrual y aumentar el número de transportadores de estrógeno (lo que en las mujeres ayuda a la preparación cíclica de las vías de reproducción para la fecundación e implantación además de otros muchos beneficios). Los fitoquímicos llamados lignanos, son potentes anticancerígenos.

Su cantidad de fibra es superior a cualquier otro cereal y por ello es muy aconsejable en dietas para la reducción de peso, para reducir el colesterol y prevenir el estreñimiento. El Omega 3 que posee el lino, supera al del pescado o a cualquier vegetal o cereal.

Las Ligninas de acuerdo a investigaciones científicas, luchan contra los químicos causantes de los tumores cancerosos y bloquean a los receptores de estrógeno, lo cual podría reducir el riesgo de cáncerde colon, cáncer de pulmón, cáncer de próstata, cáncer de mama.

Se estima que la diabetes en el adulto se debe en parte a la deficiencia de Ácido Alfa Linoléico (ALN) y al exceso de grasas saturadas. Las semillas de lino tienen muchísimas propiedades beneficiosas para nuestra salud y es tan fácil de añadir a nuestra dieta que no tenemos excusa para seguir ignorándolo, además de que su consumo es económico.

Cómo consumirlo

Sí, podemos tomarla en ensaladas, yogurt, cereales etc. Lo único que tenemos que hacer es molerla antes (ya que de ese modo se rompe su dura capa exterior permitiendo mejor acceso a los elementos beneficiosos). También podemos añadirla a bizcochos o panes que hagamos en casa.


05/03/2013
Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


7 + 8 =