Blog

Horticultura Orgánica – Cómo empezar ¡hoy mismo!


Lo que necesitas saber para empezar tu huerto orgánico.

Cultiva tus propias hierbas, verduras, plantas y frutas; será algo increíblemente provechoso y delicioso para ti y tu familia.

Desgraciadamente hoy en día muchos jardineros confían en pesticidas, herbicidas y fungicidas así como fertilizantes químicos para ayudar a que su jardín crezca. Esto es no sólo innecesario, sino también nefasto para la salud. Todos estos saludables nutrientes que encontramos en los vegetales son muchísimo más provechosos y abundantes si estos están libres de químicos.

1er paso: Prepara el suelo

Como el suelo es la fundación de tu huerto/jardín, es importante que te asegures de que este está lleno de las sustancias nutritivas necesarias para alimentar tu huerto. Mezcla material orgánico como compost y humus, puedes considerar hacer un test de tu suelo para saber que tiene y que le falta en cuanto a nutrientes. Las condiciones de suelo apropiadas pueden llegar a hacer de una cosecha escasa el premio a las mejores verduras del lugar.

2º paso: Escoge qué vas a plantar

El segundo paso para construir un jardín orgánico debe ser escoger tu cosecha. ¿Qué vas a cultivar en tu huerto? Al principio, además de escojer lo que quieres hacer crecer, deberás decidir si quieres comprar plantas o empezar el huerto desde el principio, desde las semillas. Si empiezas con tiempo suficiente puedes empezar plantando semillas, sino, puedes comprar plantas orgánicas, en todo caso asegúrate de que sean cultivos sin productos químicos.

3er paso: Organiza tu huerto

¿Sabías que algunas plantas naturalmente protegen a otras plantas de distintas enfermedades y parásitos? Así es. Las Caléndulas por ejemplo ahuyentan los bichos, así que plantándolas alrededor de todo el huerto ayudarán a proteger tus plantas y vegetales de estos molestos y dañinos intrusos.

Antes de hacer el transplante o siembra debes marcar el lugar donde piensas poner cada brote, planta o semilla. Asegúrate de que hay mucho espacio entre planta y planta. Así tendrán el espacio suficiente para crecer y prosperar. Una planta de tomate diminuta puede hacerse de varios pies de altura y ancho. Debes dejar espacio.

4º paso: Pesticidas naturales, herbicidas y fungicidas

Se ha dicho que los jardineros caseros generalmente usan más productos químicos en sus huertos que los agricultores. ¡Esto es muchos producto químico! Algo bastante interesante es que los detergentes suaves y el agua protegen a muchas plantas de parásitos dañinos. El spray de pimienta picante también protegen a las plantas de los parásitos. Las ranas y las mariquitas, que son depredadores naturales, también pueden proteger tu huerto teniéndolo sano y salvo.

5º paso: Mantenimiento

Regar y quitar las malas hierbas es todo lo que nos queda por hacer hasta el tiempo de la cosecha. Ten cuidado de no regar en exceso. El suelo debe estar húmedo, pero no rebosando agua. Debes regar de manera regular para asegurarte de que tus vegetales, plantas y hierbas estén bien nutridas y de que haya espacio suficiente entre ellas para seguir creciendo.

La Horticultura Orgánica no es complicada cuando se empieza con una base sana. Antes de lanzarte y empezar un huerto para alimentar a un regimiento escoge unos pocos vegetales para alimentar a tu familia. Haz que crezcan correctamente y el próximo año podrás añadir unos cuantos vegetales más.


11/09/2012